escritos políticos

Français    English    Italiano    Español    Deutsch    عربي    русский    Português

Comentarios de periodistas árabes sobre la protesta en Siria
¿Marginales bajo el caliz de los extremistas?

.

16 de mayo de 2011

Distinatas formaciones y personalidades liberales e izquierdistas sirias que participan en el movimiento contestatario contra el régimen pretenden hacer créer que ejercen una influencia determinate en los acontecimientos actuales y demandan por consiguiente un apoyo exterior a sus acciones. En realidad, los movimientos promovidos por los disidentes del interior y del exterior se han transformado en mampara de ataques sangrientos contra el ejército y las fuerzas de seguridad que han ocasionado ya decenas de muertos y centenares de heridos en las filas de los militares. Centenares de víctimas civiles han sucumbido igualmente a causa de dichas formaciones que han arrastrado a los ciudadanos a concentraciones en las se han infiltrado extremistas armados.

Todo grupo o personalidad que no toman un posición clara ante la presencia de hombres armados y que no se define con el rechazo de la participación en concentraciones que hacen de mamparas para los activistas armados contra el Estado y sus instituciones es cómplice y responsable de las consecuencias de la insurrección militar contra su patria. Lo que ocurre actualmente no tiene nada que ver con los slogan de reformas enarbolados por los liberales y por izquierdistas utilizados como barricadas por extremistas takfiristas [1] responsables de las matanzas organizadas y de la destrucción sistemática de la administración y de las instituciones del Estado.

Dicha oposición con pretensiones democráticas y patrióticas no puede cerrar los ojos ante la realidad de lo que acaece en Siria. Es decir, no puede desconocer el peso central de los Hermanos Musulmanes apoyados por los Estados Unidos , Arabia Saudita y Qatar para minar el papel nacional de resistencia de Siria en el Medio Oriente.

Toda mella en el equilibrio interno de Siria como consecuencia de los acontecimientos actuales tendrá repercusiones en dos niveles. Debilitar la situación de Siria en el conflicto árabe-israelí, permitir a los Hermanos Musulmanes cosechar a los disidentes políticos resultantes de ello. Hay radica la insistencia de Occidente ante el régimen sirio a fin de que éste propicie un diálogo con los « Hermanos » y con las personalidades disidentes que han integrado en 2005 un frente financiado y apoyado por Saad Hariri y el príncipe Bandar Ben Sultan.

Dichos liberales e izquierdistas deberían saber que la meta de este frente, luego del debilitamiento del Estado, es desembarazarse de ellos, si es que en el ínterin Siria no resulta resgarrada por una guerra civil debido al desmantelamiento del poder central. Una guerra que puede durar años, si no decenios, y que remitirá a las calendas griegas los sueños de reformas y de modernización del país. Algo así ha ocurrido en Líbano en los años 70 del siglo pasado, cuando la guerra civilha enterrado con sus decenas de miles de muertos los sueños de reforma política y constitucional de la izquierda para desembocar al final de la guerra en 1990 en un régimen más confesional, retrógrado y arcaico si cabe que el que existía antes de 1975.

Sin embargo, ninguna comparación cabe entre la izquierda libanesa de los años 70 , que representaba a la mayoría de la población, y los demócratas e izquierdistas sirios que, a pesar de la contribución del entorno islamista no han logrado mobilizar en toda Siria el viernes 6 de mayo más de 50000 manifestantes . Millones de sirios han optado por quedarse en sus casas después de los discursos sectarios llegados del extranjero y el asesinato de un centenar de militantes por parte de los extremistas « demócratas ».

Las `personalidades liberales e izquierdistas parecen una pequeña coral dirigida por jefes sanguinarios de los Hermanso Musulmanes y por jeques takfiristas y wahhabistas. El ulema saudita Saleh El Haidane , no ha llegado a proclamar una fatua para sumir a Siria en los espantos de una guerra civil? Ninguna de estas personalidades “liberales” y “democráticas” se ha atrevido a emitir crítica alguna. ¿ Por qué ?

LLegó hoy la hora de la verdad. En el nombre de las reformas y de la democracia Occidente quiere arrancar a Siria concesiones que atañen a sus constantes nacionales en el conflicto árabe-israelí. Los extremistas takfiristas pretenden por su parte acceder al poder incluso si para ello hay que desmantelar al Estado y matar a un tercio de los sirios. Otros finalmente quieren verdaderas reformas…que el presidente Bachar El Assad ha manifestado querer llevar a su culminación. Ahora que las cartas están echadas a cada uno corresponde elegir su camino. El régimen por su cuenta ha elegido el suyo: la simultaneidad de reformas y de defensa de la unidad de la patria contra quienes pretenden destruirla.

New Orient News (Liban)
Tendances de l’Orient No 30, 9 de mayo de 2011.

Traducido del francés por Javier Zugarrondo (16.05.2011):
http://www.voltairenet.org/article169876.html

Enlace con el original en francés (09.05.2011):
http://www.neworientnews.com/news/fullnews.php?news_id=30429



[1En el islam, el « Takfirismo » es una forma de intolerancia extrema violenta que se caractériza por su propensión a anatemizar no solo contra los musulmanes sino también contra ,e incluso prioritariamente. otros musulmanes . En Siria el takfirismo se ha cristalizado contra los alauitas ( que son abultadamente representados en las instancias políticas y militares) y contra los chiítas, particularmente contra el jeque Mohammad Hussein Fadlalah- 1935/2010), líder espiritual del Hezbollah, asimilando su humanismo y su espíritu conciliador en lo que hace a la democracia o de costumbres en la apostasía.